Estamos de vuelta con otro artículo en Protocolo Informática.
En este caso me ha parecido interesante rescatar una entrada de un antiguo blog mío en el que analizaba unas gafas para Gamer de la marca Gunnar.

En mi caso opté por el modelo Phenom, os dejo ya con el artículo.

<<Me ha costado acabar de decidirme, llevaba tiempo detrás de unas Gunnar, finalmente y a causa de mi nuevo trabajo paso 8 horas diarias frente a una pantalla en la oficina, y cuando llego a casa tengo que añadir un extra de una hora, dos o hasta cuatro horas más delante de una pantalla (o dos).

Después de varias semanas seguidas ha habido días insoportables con un dolor de cabeza tremendo, y los ojos resecos. Decidí buscar una solución y me puse a investigar…

Sin prisa pero sin pausa miraba foros, comentarios y opiniones.

Finalmente encontré una publicación en g+ donde una chica había comprado unas gafas y estaba realmente encantada con ellas, hablaba maravillas de ellas, y según comentaba, parecía notar una mejora.

Me surgieron dudas con respecto al efecto placebo que podían tener, ya que parece que algunos usuarios —tal vez aquellos que ni siquiera tienen de unas— las tachaban de farsa, de puro marketing… Seguí esperando y buscando información. Algunos vídeos en Youtube no presagian grandes augurios, pero creo que más bien es por como están hechos.

Unos días más tarde encontré este vídeo en el canal de g+ de Ruben (JustUnboxing):

 

[vc_video link=’https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=aPUz_J_Iujg’]

 

El vídeo convence, hace ejemplos y se ve que las gafas funcionan, cada vez la balanza se decanta más en favor de esta marca, pero aun quedan algunas dudas que resolví con un vídeo de otro usuario que hace unas pruebas muy vistosas con otro modelo de Gunnar, las RPG, con su permiso os dejo el enlace al vídeo:

 

[vc_video link=’https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=Sh9VS4G-Akg’]

 

Este es el vídeo que terminó de convencerme, si tenéis una buena pantalla se ven perfectamente las pruebas que realiza poniendo la lente —Carl Zeiss, por cierto— delante de su cámara, mejor contraste, mejor enfoque y menor cansancio del ojo.

Así que no hay más que pensar. Pedido a Amazon y en tres días en casa.

Me llegaron ayer por la tarde, las gafas y una funda dura para poder llevarlas arriba y abajo sin miedo a hacerlas polvo.

Gunnar Phenom

Gunnar Phenom

 

Funda gunnar

Funda gunnar

Puede que el aspecto engañe pero son más duras de lo que parece, el cuerpo está hecho en una aleación de aluminio y magnesio ultraligero, según las especificaciones no pesan más de 15 gramos. Además llevan flexos en ambas patillas, lo que asegura un ajuste perfecto a mi pedazo de cabeza, y si por algún casual necesitas más, también se ajustan de la nariz.

El color amarillo de la lente, sirve —según dicen— para reducir la emisión de luz azul de las pantallas que según comentan, cansa más la vista, y además aumenta el contraste de la imagen para que cueste menos leer o distinguir detalles. Tengo que decir, no obstante, que aun no me acabo de acostumbrar al filtro, a mi me da la sensación de que el color azulesco de mi pantalla me cansa menos que el amarillo, pero en pantallas de baja calidad si se nota una mejoría considerable.

Paquete Gunnar Phenom

Paquete Gunnar Phenom

Los cristales además forman una especie de cúpula que mantiene más húmedos los ojos, lo que lleva a una irritación menor ya que cuando estamos fijando la vista para hacer algún trabajo parpadeamos menos de lo normal, motivo por el cual se resecan, gracias a esta cúpula tenemos los ojos en un ambiente con menos sequedad.

Hoy las he estrenado en mi puesto de trabajo por primera vez. He de decir que allí trabajo con doble monitor de la época del pleistoceno de los TFT’s conectados por D-SUB a una tarjeta gráfica de pena y su calidad dista mucho de ser la ideal para pasarse muchas horas allí delante.

Y ahora la pregunta del millón:

¿Se nota la mejora?

Sí. Sin duda mejoran en gran medida el contraste de estas cutre-pantallas y eliminan exceso de luz que hace que se canse la vista durante las horas de trabajo seguidas y en las cuales se hace un sobre esfuerzo que puede llegar a derivar en dolor de ojos intenso.

¿Puntos a favor?

Como comentaba, me gusta mucho el contraste que tienen en las pantallas, hace más fácil leer, sobretodo con fuentes más pequeñas de lo habitual.

Aún no he podido probarlas en un juego de manera intensa pero por las pocas pruebas que he podido hacer al Diablo III no he notado que los colores varíen demasiado, y sin embargo sí aumenta el contraste, se distinguen mejor las siluetas.

¿Puntos en contra?

Me gustaría decir que no, pero por lo pronto el punto negativo lo encuentro en el cristal ámbar, que si bien no es una molestia, no se ve todo lo natural que me gustaría, en todos los foros y vídeos dicen que te acostumbras al rato de llevarlas, pero yo después de una jornada de trabajo aun me noto algo extraño con este filtro colorido.

Es cierto que existe la versión cristal sin color pero creo que para reducir el cansancio ocular no serían todo lo válidas que quisiera. Creo que por tozudo tendré que probarlas más tiempo. Quizás no estén hechas para mí, ya lo veremos.

¿Merece la pena la compra?

Desde luego que sí. El hecho de que a mi no me guste el color amarillo —o no esté acostumbrado— no significa que no hagan el resto de lo que prometen. Además siempre se pueden comprar sin color en el cristal.

gunnar mix

Varias fotos del paquete y detalle

 

Actualizaré la entrada cuando lleve con ellas algo más de tiempo y pueda valorarlas mejor.

Espero que os haya gustado el artículo.

[Actualizado]: Como os comenté, actualizo el artículo para añadir mi experiencia después de 4 días de uso intenso… muy intenso.

El segundo día las notaba exactamente igual que el primero, me molestaba bastante el filtro amarillo y llegaba a dudar de si me llegaría a acostumbrar a ellas. Cuando llegué a casa empecé a hacer pruebas con los modos de color de mi pantalla principal y le bajé un poco el color amarillo —Quitando rojo y verde— y parece que me molestaba bastante menos el color amarillento.

El tercer día con ellas en el trabajo parece que me molestaban menos y la vista se me cansaba menos también, al salir del trabajo no notaba el típico dolor de vista cansada, por lo que me han empezado a convencer…

Por fin el viernes sucedió lo que llevaba esperando desde que las compré. Me levanté de mi puesto de trabajo para salir a almorzar y me las llevé puestas, justo sin darme cuenta de que las llevaba… por fin el color amarillo había pasado a un segundo plano y realmente las gafas estaban funcionando.

De todos modos según la web del fabricante he leído que pueden tardar hasta dos semanas en acostumbrarse totalmente a las gafas, así que no os preocupéis si a los pocos días aun notáis cierto tono amarillento en las pantallas.

Y si aun así lo seguís notando podéis configurar el monitor talo como hice yo para probar:

CameraZOOM-20140621153853735 (1)

[Actualizado 2]: Ahora llevo más de dos años usando las gafas, y francamente ya no necesito calibrar el monitor ni nada parecido, el ojo se acaba acostumbrando y ya no las noto para lo malo… para lo bueno sí, la vista no se cansa tanto y mejora el contraste y el aumento, con lo que mejora la lectura y se va más relajado, si alguna vez olvido llevarlas al trabajo, ese día lo paso bastante mal.

Las volvería a comprar sin dudarlo.>>

Espero que os haya gustado el artículo, lo publiqué en su día en un viejo blog mío pero me ha parecido muy interesante para aquellos que sigan mi nueva web, por si surgen dudas acerca de este tipo de productos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies