Si habéis leído el título puede que estéis alucinando, perplej@s ante la posibilidad de que exista tal artilugio. Pero si nos trasladamos a una pequeña población de Inglaterra en 1939, los paisanos andaban muy preocupados por un posible ataque con armas químicas y que de esta manera sus vidas acabasen lenta e irremediablemente. ¿Que madre no intentaría evitar que su hijo muriera de esta terrible manera?

En un esfuerzo por normalizar la vida durante la guerra, aparecía este extraño invento en la portada de múltiples periódicos del pueblo de Hextable. Invento que por otro lado les ayudaría a evitar estas eventualidades llegado el momento.

El carrito de bebé antigás, disponía de todos los medios para evitar que el gas penetrase en el interior acabando con la pequeña criatura. El aire estaba en constante circulación gracias a una bomba de goma situada en la parte trasera del carrito, la tapa se ajustaba con una goma a la estructura haciendo a la unidad estanca y tenía una ventana a la altura de la cara del bebé para verlo en todo momento. Además para la madre existe una “bonita” máscara de gas.

Es un poco macabro, no obstante, inventos más raros se han visto, y francamente, si yo creyera en esa posibilidad sería el primero en hacerme con uno.

A continuación el vídeo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies