Hace unos días se viene comentando que el formato MP3 ha muerto, es posible que no os haya llegado la noticia porque de hecho no estoy seguro de si ha llegado a los “grandes” medios de comunicación.

El caso es que se ha exagerado la noticia, como si los fabricantes dejasen de hacer reproductores mp3 o las plataformas de audio dejasen de servirlos.

Lo que realmente ha pasado es que las patentes que afectaban al proceso de codificación de este formato han expirado y ya no hay que pagar royalties a su dueño. Es decir, en realidad ahora el formato es más libre que nunca y cualquiera puede usar el proceso de creación libremente. Obviamente esto no interesa a las compañías, que ahora buscarán que se usen formatos como AAC, que por supuesto requieren el pago de las licencias correspondientes.

Como bien dicen en Xataka, podemos leer en otros medios como declaran la muerte del formato de audio. Y es que tal vez no sea el formato de mayor calidad, pero sí es el más popular y creo que aún le quedan muchos años por delante.

De hecho, en palabras de Xataka:

Los primeros en tratar de darlo por muerto han sido sus creadores. El Fraunhofer IIS declaraba el pasado 23 de abril que las últimas patentes habían expirado, y comentaban como quien no quiere la cosa que “los servicios multimedia más sobresalientes como los que hacen streaming o broadcasting de radio y televisión hacen uso de códecs ISO-MPEG modernos, como los de la familia AAC o el futuro MPEG-H”.

Como decía, no es casualidad que recomienden estos formatos, ya que ambos requerirán el pago de licencias para los fabricantes que quieran aprovechar sus bondades, y es que son técnicamente superiores.

Estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Xataka que dice que anunciar la muerte del MP3 no es ni más ni menos que “una enorme y descomunal falacia.” En realidad si usamos MP3 @ 320kbps no notaremos gran diferencia respecto a AAC en el mismo bitrate.

Pero es cierto que como todo lo gratis “es malo” tal vez haya gente que lo empiece a ver como algo negativo y quiera migrar a nuevos formatos cuando la realidad dice que no es necesario.

En conclusión, al MP3 le quedan años de vida por delante, así que disfrutadlo todo lo que podáis y no hagáis caso de anuncios absurdos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies