Desempaquetamos el wearable tope de gama de Samsung, el Gear S3.

Caja

La caja es de cartón aunque pudiera parecer de plástico en las fotos, de hecho viene envuelta en un fino plástico transparente para evitar desperfectos en su transporte. Es cilíndrica y diría que han elegido esta forma para hacer mayor hincapié en el tipo de wearable que es. Un Smartwatch, y no uno cualquiera.

Una vez abierta nos encontramos con una presentación bastante aceptable. El reloj aparece sobre su propia base de carga y un soporte como de espuma para mantenerlo en su posición y su forma.

Presentación

En una foto más detallada vemos la protección de plástico sobre la pantalla, del mismo tipo que lleva en la parte trasera.

La base de carga y todo el conjunto descansa sobre una base de plástico que podremos retirar para acceder al resto del contenido.

Contenido

Nos encontramos con una correa de talla S para ponerla al reloj si con la L es demasiado grande, y a simple vista una bolsa de tela que contiene el cargador que posteriormente conectaremos a la base inalámbrica, cabe decir que este cargador es micro USB pero no se le puede cambiar el cable.

Aquí vemos todo el contenido, tenemos el reloj en su base de carga, el cargador de corriente, los libretos de garantía y seguridad además de la correa en tamaño S.

Se agradece el detalle de la goma de la parte izquierda, como veréis es para tirar pero viene bajo el reloj mientras está en su base para que no se estropee en el viaje.

En breve publicaré un análisis del reloj, espero que os haya gustado el unboxing.

 

Galería de imágenes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies