Las tablets son un mercado en receso, al menos en el mundo android, no hay demasiadas novedades al respecto y menos con las pantallas de los smartphones creciendo generación tras generación.

Atrás quedaron aquellas viejas tablets Archos de 5”, mi Galaxy S8 tiene una pantalla de 5.8” y es más pequeño y ligero que aquella tablet Archos.No obstante Apple sigue vendiéndolas como churros, y es que si algo hace bien Apple es la simbiosis entre sistema operativo y hardware, supo aprovechar el tirón, en las tablets Android en cambio, la simbiosis entre OS y hardware no es tan buena. De hecho Google tuvo que lanzar Android 3.0 en febrero de 2011 para crear una interfaz diferenciada de sus dispositivos más pequeños para intentar que los fabricantes pudieran aprovechar mejor el tamaño de pantalla y la forma en que usamos las tablets, todo hay que decir, que tampoco tuvo demasiado éxito. 

Desde la versión 4.0 ICS la interfaz de Android para tablets y smartphones se unificó y se han ido puliendo hasta nuestros días, tal vez sigue estando un par de peldaños por debajo de IOS, pero resulta tremendamente útil en las tablets de hoy día.

Sin querer profundizar mucho más en la historia y evolución del sistema dentro de las tablets, muchos fabricantes siguen apostando por este formato, unos con más acierto que otros.

Samsung es uno de los que apuesta fuerte por este público ofreciendo una distinguida gama de productos, desde las Galaxy TAB de la serie E para el público menos exigente, pasando por las A para la gama media y llegando a las de la serie S para la gama alta.

En este artículo os intentaré esbozar un pequeño repaso de la Galaxy Tab A de 2016. Una tablet con dos años de antigüedad, pero que se sigue vendiendo y es realmente competente. Actualmente cuenta con sistema Android 7.0 y aun espero que pueda llegar a 8.0.

Esta tablet dista mucho tanto en potencia como en acabados de sus hermanas mayores, la S2, S3 y ahora también la S4, pero tampoco cuesta lo mismo, veámoslo por partes.

Especificaciones:

  • Nombre del modelo: Galaxy Tab A 2016 (10.1, Wifi)
  • Número de modelo: SM-T580
  • Presentada: Mayo 2016
  • Lanzada: Mayo 2016
  • Dimensiones: 254.3 x 164.2 x 8.2mm
  • Peso: 554g
  • Certificación IP: No
  • Sistema operativo de lanzamiento: Android 6.0.1 Marshmallow, actualizable a Android 7.0 y supuestamente actualizable a Android 8.0.
  • Pantalla: 10.1”
  • Resolución WUXGA (1920×1200)
  • 16M de colores
  • Densidad de píxeles: ~224 PPI
  • Procesador: Exynos 7870 @ 1.6GHz Octa-core FinFET HMP
  • GPU: Mali-T830 MP2
  • RAM: 2GB
  • ROM: 32GB
  • MicroSD: Hasta 200GB
  • Grabación de vídeo: 1080p @ 30 fps
  • Autofocus: Sí (En la cámara principal)
  • Flash: Sí
  • Cámara trasera: 8mpx
  • Cámara frontal: 2mpx
  • Conectividad: ANT+, USB 2.0, GPS, Glonass, Jack 3.5, Wifi: b/g/n/ac, Wifi Direct, Bluetooth 4.2 AptX
  • Batería: 7300mAh

Diseño:

Esta tablet está diseñada para su uso en vertical, lo cual, para el uso que yo le doy no es del todo bueno, pero basta con ponerla de lateral apoyada en la funda, y el único “pero” es que los botones quedan a la parte derecha o izquierda en lugar de abajo.

Tenemos unos marcos bastante reducidos para el tamaño de la tablet, he encontrado otras de marcas como BQ que en el mismo tamaño de pantalla tienen unos marcos el doble de anchos, por lo que es de agradecer esta reducción tanto en tamaño como en peso.

Frontal:

En el marco superior tenemos el logotipo de Samsung y a su derecha una cámara frontal con 2 megapixeles, está claro que si quieres una tablet para Selfies, esta no es la tuya, pero siguamos…

Los laterales están vacíos, y al llegar al marco inferior nos encontramos con el típico botón central que actúa como “home” y dos botones capacitivos no retroiluminados, uno a cada lado del principal, a la derecha el de retroceder y a la izquierda el de aplicaciones recientes. Se hubiera agradecido que fueran todos botones virtuales. Aun así funcionan todos ellos a la perfección y el botón físico tiene un tacto y recorrido agradable. Eso sí, no tiene lector de huellas.

Parte trasera:

En la parte trasera nos encontramos con la definición de minimalismo, sólo hay sitio para la cámara principal de 8.0 megapíxeles en la parte superior central, acompañada por el flash al lado derecho de la cámara.

Bajo estos elementos encontramos el logo de Samsung.

Perfiles:

Al lado izquierdo no tenemos ningún botón, de hecho este será el lado por el que normalmente estará la “bisagra” de las fundas de tipo libro como la que veremos después.

Al lado derecho tenemos de arriba a abajo los botones de volumen en una sola pieza, el botón de power y finalmente una pequeña tapa para la microSD. Este modelo no lleva 4G por lo que no hay ranura para SIM, de haberlo estaría situado bajo el de la microSD.

El lado inferior tiene sitio para dos altavoces estéreo. El problema como decía en un principio, es que al usar mayormente la tablet de lado, el sonido estéreo se pierde quedando normalmente al lado derecho, aunque el sonido es bastante bueno y suficientemente potente. Si el diseño hubiera sido para usarla en horizontal y hubiéramos tenido un altavoz a cada lado se hubiera ganado más puntos en el apartado sonido.

Por último en el lado superior de la tablet tenemos un micrófono en la parte derecha, el conector micro USB para carga y datos (soporta OTG) y un conector de auriculares de 3,5mm.

Pantalla:

Llegamos a un apartado muy importante, la pantalla de la tablet es precisamente uno de los más prioritarios para el uso que yo voy a dar a la tablet, y precisamente buscaba un tamaño generoso, pero sin pasarse, de ahí las 10.1”

Esta pantalla tiene una definición correcta, más alta que la media de tablets de su gama que se quedan en 720p, esta llega a los 1080p. Los píxeles no son perceptibles a simple vista y la calibración del color se muestra bastante natural, no tiene la sobre saturación que tienen otros dispositivos con pantallas AMOLED y es que esta pantalla usa tecnología TFT. De todos modos no es un problema y tanto para ver vídeos como cualquier otro contenido se comporta de manera correcta, además tiene unos niveles de brillo más que suficientes, y dispone de brillo automático que siempre es de agradecer.

La sensibilidad táctil es bastante buena, no he apreciado fallos en su uso habitual, pero no es tan precisa com la del Galaxy S8. Sobra decir que es bastante mejor que muchas tablets en esta gama de precios. Cierto es que a veces al usar un lápiz capacitivo he tenido la sensación de perder sensibilidad, pero también hay que decir que los lápices que he usado son de esos de 3 por 5 euros, así que la calidad no es demasiado buena y en el móvil me han fallado en algunas ocasiones.

[Actualizo]: He podido probar bolígrafos capacitivos de mejor calidad y ahora sí puedo decir que la precisión es totalmente correcta, el material de la punta del lápiz influye mucho en este aspecto.

Por último buscaba una tablet de este tamaño por el tema productividad, escribo bastante en ella, y uso la pantalla dividida en muchas ocasiones, con lo que una más pequeña, por poco que sea se nota. No tengo quejas en este sentido e incluso controlando otros equipos a través de RDP (escritorio remoto) se ve la pantalla remota a un tamaño muy aceptable.

Por lo que respecta a los ángulos de visión, no he tenido ningún problema en el uso que yo le doy, no he tenido que mirarla muy de lado en ningún momento, pero en ocasiones que si la he tenido más de perfil o más inclinada de lo normal, no he visto ninguna aberración ni problema de contraste.

Sonido:

No he usado demasiado el sonido en esta tablet, ya que en la mayoría de ocasiones es para un uso en el que no doy demasiada importancia a la calidad, no obstante el volumen es máximo es correcto (en interiores), y la salida de auriculares que sí he usado bastante más funciona perfectamente, admitiendo además auriculares con micrófono.

Un aspecto importante aquí es que soporta el codec AptX sobre bluetooth, por lo que las veces que la emparejo con mis DENON Envaya Mini suena estupendamente bien, además es algo a agradecer a Samsung al incorporar este chip en una tablet que no es de gama alta.

El fallo más grande que le he encontrado de momento es, como comentaba al principio, el que los altavoces estén en la parte inferior de la tablet, normalmente para navegar por internet, ver vídeos y demás, se usa de forma horizontal perdiendo la gracia del estéreo.

Si agradecemos a Samsung el AptX, aquí hemos de decir que deberían haber puesto más esmero en este sentido, cierto es que la tablet está diseñada para un uso vertical, pero seamos realistas, la mayoría de veces, veremos vídeo y navegaremos por Internet.

Autonomía:

Este es uno de los puntos más destacados de la tablet. Con una batería de 7300mAh y el procesador de gama media, que no le exige demasiado, es una combinación ganadora.

Sin preocuparme por su uso para ver vídeos, navegar por Internet, jugar (Hearthstone principalmente) y hacer uso intensivo del “modo niños” con juegos y sonidos, tiene una duración de unos 3-4 días y más de 7h de pantalla, además de tener todas las conexiones y sincronizaciones activas y el modo ahorro apagado. Un diez en este aspecto, un poco eclipsado por la ausencia de carga rápida, y es que con su cargador de serie tarda bastante en estar disponible el 100% de nuevo. Como en mi caso la cargo por la noche, no supone un problema, pero si vas a viajar mucho y hacer un uso intensivo, te aconsejo que lleves alguna batería externa. La marca Xtorm hace baterías de muy buena calidad.

Te dejo el enlace a un análisis que hice del modelo Essential.

Rendimiento:

Una parte clave y que me ha hecho dudar durante días. Estamos acostumbrados a darle mucha caña al teléfono, y perder ese rendimiento en la tablet no era buena idea, pero las tablets de gama alta suponen un desembolso demasiado elevado para el uso que le iba a dar al dispositivo, así que después de ver varias reviews de la tablet de la serie A y eliminando de la ecuación los acabados (vidrio en la S3, por ejemplo) y la potencia bruta, decidí probar una tablet más comedida.

La duda estaba ahí, ya que hace algunos años, en 2015 concretamente, decidí comprar una tablet de 7” de bajo coste, era una Unusual 7i. Tenía un Intel Atom Z2520 como procesador, 2 GB de RAM y 8 de almacenamiento interno, además venía con Android 4.4.2 si no me equivoco. En aquel momento tenía un Nexus 4 con 2GB de RAM y el rendimiento era bueno, eso pensé de la tablet pero me equivocaba del todo. Nunca ha llegado a funcionar decentemente a pesar de tener android puro, ahora está olvidada en un cajón y por este motivo me daba miedo apostar por la Galaxy de gama media.

Menos mal que me decidí por ella, el funcionamiento es estupendo y no se resiente en el uso habitual, puedo hacer multitarea sin problemas, estar viendo youtube mientras escribo mis notas, o tener un navegador a un lado y keep al otro. Luego cerrarlo todo y abrir Hearthstone sin problemas, jugar un rato, cerrar la tapa al acabar, luego al trabajo y sin haber parado la tablet, abrir la tapa y conectarme en remoto a un HyperV. Otro 10 para Samsung aquí.

El único “pero” que me he encontrado es que si no se reinicia en unos días y por lo que sea no le has dado uso, por ejemplo el fin de semana, cuando abres la tapa el lunes parece que se ralentiza durante unos segundos, como si se estuviera poniendo al día. Supongo que al ser un procesador Octa-core HMP el core o los cores que trabajan estando en “standby” tardan en traspasar los procesos a los otros cores, y ese es el retraso que se percibe, una vez empiezas a trabajar funciona perfectamente.

Por otro lado los juegos no son un tema que me preocupe especialmente, no es el uso que al que está destinada, principalmente uso 3.

Hearthstone lo mueve con facilidad, pese a que tarda un poco en cargar la primera vez que lo abres, luego en algunas animaciones y efectos puedes ver algún salto de fps, pero nada importante y nada que quite jugabilidad. No sé si puede configurarse la calidad gráfica.

Alto’s Adventure lo mueve a las mil maravillas, cero problemas. Tampoco es un juego que exija demasiado.

El tercero no es un juego en sí, es el modo niños que comentaba antes y que le he dejado probar a mi hija de 4 años. Todos los juegos y apps funcionan perfectamente, sin tirones ni al cargarlos ni al cambiar de uno a otro, así que estoy totalmente contento con el rendimiento del dispositivo.

Acabados:

La tablet es de plástico pero tiene un acabado correcto, se ve robusta y no parece rayarse con facilidad.

Al principio daba la sensación de que con los días se fuera a desgastar el material pero nada más lejos de la realidad, funciona perfectamente y si le das con un trapo húmedo queda en perfectas condiciones incluso después de pasar por las manos de una niña pequeña 🙂

Bonus: Funda Samsung.

Como con todo aparato que compro, me interesa ponerle una buena protección para que aunque pasen los años, estén como recién salidos de la caja, los que me conocen lo saben muy bien. Aún conservo muchos de mis teléfonos móviles desde el año 2000 en perfectas condiciones.

Pues teniendo en cuenta esto estuve buscando funda durante horas en diferentes proveedores, entre ellos incluso Amazon o Media Markt, pero en ninguno había nada que terminase de convencer.

Finalmente, decidí probar la funda oficial de Samsung, que aunque no va acolchada y por lo tanto una caída sería catastrófica, sí la protege de rayadas, pequeños golpes y demás, por otro lado permite mantenerla elevada en posición horizontal, que es como principalmente la uso, con dos niveles de inclinación. Lo mejor de la funda, es que es exageradamente fina, parece que no lleve nada y se une a la tablet magnéticamente gracias a unos imanes situados estratégicamente. Por más que lo he intentado, la funda no se le cae, así que en ese sentido podéis estar tranquilos, además al abrir y cerrar la tapa, enciende y apaga la pantalla, lo cual es un plus de comodidad.

Para regular la inclinación de la tablet una vez posada en una superficie, la funda utiliza también unos imanes que quedan fijados una vez la tapa está abierta y que evitan cualquier movimiento. De hecho quedan tan fuertemente unidos que en ocasiones cuesta un poco despegarlos para cerrar la tapa. Todo un acierto por parte de Samsung, y una funda que en un principio no convencía ni por precio ni por cualidades, está funcionando de manera magnífica.

Conclusiones:

Si buscas una tablet solvente, de buenos acabados sin llegar al sibaritismo, que cumpla lo que promete y con buena relación calidad / precio / autonomía / prestaciones. Esta es tu tablet. Sin duda.

Si quieres jugar a juegos extremos y buscas algo de menos peso, te aconsejo que inviertas un poco más, ya que en poco tiempo, un par de años a lo sumo, probablemente esta tablet no pueda con los juegos más exigentes, hay que pensar que se lanzó al mercado en 2016 y no es de gama alta.

Para mi la puntuación es un 8 de 10, y no le doy el 10 redondo por  la posición de los altavoces y esos pequeños tirones en Hearthstone. Cierto es que es una tablet 3 veces más económica que una Tab S3.

Cualquier duda, estaré encantado de leer vuestros comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies